Lanzarote a través de los ojos de César Manrique
Lanzarote

Lanzarote a través de los ojos de César Manrique

No es común ser profeta en tu propia tierra, pero él lo consiguió. César Manrique es el referente canario del arte moderno. Arquitecto, paisajista, escultor, pintor… Sin embargo, fue y es mucho más que un artista multifacético que dejó huella, era un visionario que moldeó y definió la esencia de su mayor obra, su isla natal, Lanzarote.
estudio cesar manrique lanzarote

César Manrique nació en Arrecife (Lanzarote) en 1919. Estudió en Madrid, abandonando Arquitectura para estudiar Bellas Artes. Posteriormente, se trasladó a Nueva York, la meca del arte en los años 60. Y fue en medio de la gran urbe cuando comenzó a añorar su isla y su exultante naturaleza volcánica.

Él mismo le escribió a su amigo, el artista Pepe Dámaso:

“Siento nostalgia por lo verdadero de las cosas. Por la pureza de las gentes. Por la desnudez de mi paisaje y por mis amigos. El hombre en New York es como una rata, no fue creado para esta artificialidad. Hay una imperiosa necesidad de volver a la tierra. Palparla. Olerla”.

Cuando decimos que César Manrique fue un visionario, nos referimos a que además de artista, fue un promotor y defensor acérrimo de la sostenibilidad y el paisaje en tiempos en los que no existía conciencia sobre ello.

Su visión sobre la relación entre la naturaleza, el hombre y el arte, eran únicas en aquella época y absolutamente necesarias hoy en día.

cesar manrique en lanzarote

Las 4 claves que hacían de César Manrique un auténtico visionario

Su intensa lucha por la defensa del paisaje

La obsesión del artista consistía en conservar y mantener inalterados los mágicos paisajes de Lanzarote. Donde la mayoría solo veía piedras y descampados, él observaba una belleza infinita.

Su necesidad de integrar el arte a la vida

Sus obras maestras no podían transportarse a ningún museo porque César Manrique entendía el arte como algo que debía coexistir en profunda armonía con la naturaleza y la vida diaria de las personas.

Su lucha y activismo por un turismo realmente sostenible

Las Islas Canarias siempre han sido la gallina de los huevos de oro, un paraíso natural en el que siempre es primavera. Y la faceta más activista y rebelde del artista, está claramente marcada por su lucha contra la especulación turística y el auge de la construcción sin control en los años 70 y 80 para explotar el potencial económico de las islas.

César Manrique tenía claro que Lanzarote tenía que ir en contra de la tendencia de destrucción de espacios y construcción de grandes complejos turísticos. Para ser un referente mundial, debía ser diferente, combinar sutilmente arte, naturaleza y ecología. Su planteamiento era de una lógica aplastante, si se copiaba el modelo turístico de otros lugares, ¿para qué iba la gente a querer venir hasta aquí?

De hecho, en base a esa manera de entender el turismo, César Manrique diseñó los Centros de Arte, Cultura y Turismo. Auténticas obras de arte fundidas en el entorno de Lanzarote que permiten descubrir la isla de una manera única.

lanzarote arquitectura

Su respeto por las tradiciones

Tras regresar de New York, comenzó una lucha con el objetivo de concienciar y sensibilizar a los habitantes del valor de la arquitectura tradicional de la isla.

Explicó la importancia de no dejarse arrastrar por la tendencia de usar materiales modernos como el aluminio en lugar de madera y fomentó, entre otras cosas, el respeto a los códigos de color clásicos. Gracias a él, Lanzarote conserva sus casas blancas con carpintería azul si se encuentran a menos de 300 metros de la costa y verde en las casas del interior.

Lanzarote, la gran obra de César Manrique

Un paseo por la isla es, sin duda, un paseo a través de los ojos de César Manrique. Lanzarote es testimonio y escenario de su gran ambición como artista, de su visión de futuro; es su gran obra maestra.

Para entender la envergadura del legado de César Manrique es necesario recorrer Lanzarote y después, salir de la isla en dirección a cualquier otro destino turístico.
Solo a través de ese contraste de realidades se puede valorar realmente la belleza y armonía de una isla única.

Estas son las obras de César Manrique que no te puedes perder si visitas Lanzarote:

Jameos del Agua

jameos del agua lanzarote

Fue el primer Centro de Arte, Cultura y Turismo diseñado por César Manrique y uno de los ejemplos más evidentes de armonía entre arte y naturaleza.

Para crear esta obra, el artista aprovechó el interior de un túnel volcánico en el que creó un auditorio natural de indescriptible belleza. Y, junto al mismo, se puede disfrutar de un jardín de palmeras con un lago artificial de color turquesa.

Mirador del Río

mirador del rio lanzarote

Inaugurado en los años 70, es una de sus obras arquitectónicas más representativas.

Se encuentra sobre un acantilado y ofrece una impresionante vista de Lanzarote y el Archipiélago Chinijo.

Desde el mirador se aprecian las faldas del Risco de Famara y seguidamente, “El Río”, una franja estrecha de mar que separa Lanzarote y la isla de La Graciosa. Detrás, se puede observar también Montaña Clara, el Roque del Oeste y Alegranza que junto al Roque del Este, forman el Archipiélago Chinijo.

Sus Juguetes del Viento

juguetes del viento lanzarote

La obra del artista no se limita a la arquitectura, también ha dejado un importante legado escultórico y, sus “Juguetes del Viento”, enormes esculturas móviles, se pueden encontrar en diferentes lugares de Lanzarote: La rotonda de Tahíche, el Aeropuerto, la rotonda de la Avenida de las Playas (en Puerto del Carmen) …

Lanzarote fue su gran obra maestra y su huella ha quedado grabada en la isla para siempre, conservando la magia que sentirás nada más pisar la isla.

VUELA A Lanzarote DESDE 24 €
Buscar vuelos
MÁS SITIOS PARA DESCUBRIR
Una ruta por los museos de Zaragoza
Zaragoza
Una ruta por los museos de Zaragoza
Nochevieja 2023: ideas para los que buscan sol y mar
Varias ciudades
Nochevieja 2023: ideas para los que buscan sol y mar
Arte urbano en Zaragoza: un museo en la calle
Zaragoza
Arte urbano en Zaragoza: un museo en la calle

¿INSPIRAMOS TU PRÓXIMO VIAJE?