Anafi, una isla por descubrir con sabor a libertad
Santorini

Anafi, una isla por descubrir con sabor a libertad

Llegar a Anafi es un viaje en sí mismo: la última isla del archipiélago de las Cícladas se esconde a pocos kilómetros de Santorini, revelando su alma libre y alternativa a unos pocos tenaces. Una diminuta isla llena de historia, mitos, arqueología, naturaleza virgen, playas fascinantes, tradiciones y productos locales.

Durante cuatro años y medio, Anafi era una isla que veía todas las mañanas desde mi terraza en Santorini. Cada amanecer, el monasterio de Kalamiotissa se asomaba por detrás del kastro de Akrotiri con la salida del sol. Mi curiosidad por visitar esta isla tan cercana, y tan difícil de acceder, creció con el paso de los años junto con mi necesidad de construir una vida nueva en una comunidad más pequeña. Las historias sobre la belleza y la singularidad de Anafi me llevaron a visitar la isla en mayo de 2021 y a mudarme allí definitivamente el mes siguiente. Fue un amor a primera vista potenciado por los aromas de la isla, su tranquilidad y el espíritu libre de este puñado de kilómetros cuadrados.

Anafi, una isla que cambia de ambiente cada mes, es un destino deseado y un puerto imprescindible para los viajeros a los que les gusta detenerse y descubrir los lugares a través de sus ritmos.

panorama anafi

Cómo llegar a Anafi

La llegada a Anafi es una de las más fascinantes de todas las islas Cícladas. La isla no tiene aeropuerto y solo se puede acceder a ella mediante algunos ferris con horario intempestivo. Los barcos que van a Anafi viajan de noche y llegan a la isla en las primeras horas del amanecer. Los colores de la salida del sol sobre el mar serán el primer y merecido regalo para los viajeros que persistan en llegar a este destino. La forma más fácil de llegar a Anafi es volar a Santorini y, después, tomar el ferri (una hora y media de navegación). En la temporada estival, hay un mayor número de ferris nocturnos que conectan Santorini y Anafi (aunque no todos los días), así como un barco más pequeño que realiza el viaje durante el día (solo algunos días de la semana). Otra forma de llegar a Anafi es volar a Atenas y tomar un ferri nocturno desde la capital.

Qué hacer en Anafi

Aunque solo cuenta con una superficie de 36 kilómetros cuadrados, un pueblo y pequeño puerto, Anafi tiene mucho por descubrir. En general, Anafi no es una isla en la que buscar cosas que hacer, es una isla en la que sumergirse en sus ritmos lentos, condicionados por los pocos barcos que pasan, y olvidarse de las necesidades y la saturación de la vida en la ciudad.

  • Encaramado en una colina, Chora, el único asentamiento de la isla, exhibe el clásico estilo cicládico de calles laberínticas, casitas blancas y ventanas azules. Paseando por las callejuelas de Chora, uno tiene la sensación de haberse transportado a otra dimensión temporal; se respira un aire de sencillez y tranquilidad mezclado con el olor de la ropa tendida en los pequeños patios de las casas. Chora cobra vida por las mañanas con el desayuno y la parada obligatoria en la panadería del pueblo, donde se hornean las delicias tradicionales de Anafiotika.
dettaglio chora anafi
  • Kalamos: al llegar con el barco, es imposible no fijarse en una imponente colina (463 m), el segundo monolito más grande de Europa después del de Gibraltar, y en la pequeña iglesia de Kalamiotissa erigida en su cima. En verano, muchos viajeros suben al atardecer con sacos de dormir, pasan la noche en la terraza de la iglesia, y se despiertan para contemplar el amanecer en un entorno verdaderamente surrealista y místico. Para llegar a la cima hacen falta unas buenas zapatillas de deporte y un poco de entrenamiento (es alrededor de una hora y media de subida), pero las vistas que te esperan compensarán todo el esfuerzo y el sudor. Visita también el monasterio de Zoodochou Pigii, desde donde parte el camino hacia Kalamiotissa. Si no está abierto, toca la campana y una monja te dará la bienvenida al interior de su hermoso patio, donde podrás comprar productos locales en su pequeña tienda.
Kalamiotissa anafi
© Nicoletta Barbata
  • Trekking por Kalamos: Anafi es una isla para los amantes del senderismo; además del trekking por Kalamos, encontrarás muchas rutas con las que podrás descubrir su naturaleza salvaje y, a veces, escabrosa.
trekking kalamos anafi
© Nicoletta Barbata
  • Excursión en barco: el perímetro de la isla está repleto de playas y calas a las que solo se puede acceder por mar. Te recomiendo hacer una excursión en barco con un koursaro (¡un pirata!) para no perderte ninguna.

Las playas vírgenes de Anafi

Las playas vírgenes de Anafi son su tesoro más preciado; aquí no encontrarás tumbonas ni chiringuitos, solo aguas cristalinas y tranquilidad absoluta. Las playas no tienen fácil acceso ni cobertura, y son el lugar ideal para vivir unas horas de ensueño.

Kleisidi: una extensión de arena blanca rodeada de una prominente roca y de algunos árboles donde resguardarse a la sombra. Una playa apta para todo el mundo.

Playa de Kleisidi

Katsouni: una diminuta ensenada ideal para los que quieran perder la noción del tiempo y posponer el ferri de vuelta.

Flamourou: una pequeña lengua de arena a la que se puede acceder caminando desde Kastouni.

Roukounas: una de las playas más famosas; con su ambiente alternativo, es el destino preferido por los mochileros que viajan con una tienda de campaña y que, a veces, se olvidan del bañador. Es, sin duda, uno de los símbolos imperecederos de Anafi.

roukounas anafi
© Nicoletta Barbata

Agii Anargiri: dominada por una pequeña iglesia que, según la hora del día, proyecta una fascinante sombra de la capilla sobre la propia playa. Ojo, porque la leyenda dice que los que visitan esta playa en pareja se casarán en un futuro próximo.

Monastiri: amplia y de fácil acceso.

monastiri anafi
© Nicoletta Barbata

Livoskopo: mi favorita, en el norte de la isla. Llegar a ella es toda una hazaña y tendrás que recorrer un sendero que transcurre por unos acantilados.

livoskopo anafi
© Nicoletta Barbata

Dónde comer y probar los productos locales en Anafi

Los productos locales de Anafi son únicos y deliciosos, y se pueden degustar en todas las tabernas de la isla. La isla es famosa por su producción de miel, hierbas aromáticas y azafrán. En la isla también se produce un excelente vino natural (Ktima Flamourou) elaborado con una variedad de uva llamada gaidourià que solo se encuentra en Anafi.

En Anafi, no hay un gran número de restaurantes o tabernas, pero todos los locales ofrecen platos y productos locales con un sello característico.

Para el desayuno

Para la comida

  • Margarita (Kleisidi)
  • The Mule and the Pig  (Kleisidi)
  • Pappadià (Roukounas)

Para la cena

  • Anemo (Chora)
  • Liotrivi (Chora)
  • Nektaria (Porto)
  • Steki (Chora)
  • Armenaki (Chora)

PARA un souvlaki

La animada, y quizás inesperada, vida nocturna de Anafi

En una isla así de pequeña y con ritmos tan lentos, uno no esperaría una vida nocturna digna de mención, ¡pero todo lo contrario! En temporada alta (julio y agosto), la noche es joven (o para los jóvenes), pero arranca tarde.

  • Steki: taberna que cobra vida por la noche con actuaciones de música en directo. A cierta hora, se retiran las mesas y comienza el baile.
  • Armenaki: abierto desde el desayuno hasta altas horas de la noche. Reserva una mesa para la cena y escucha música rebética mientras tomas raki.
  • Monolithos: coctelería bajo las estrellas con buena música y vinilos.
  • Mylos: discoteca con ambiente ochentero y música wave. Cada noche se turnan diferentes DJ.
  • Mantres: la discoteca con la mejor panorámica que verás jamás. Baila hasta el amanecer contemplando el relevo entre la luna y el sol.

¿Cuál es la mejor época para visitar Anafi?

Cada estación tiene su encanto. La primavera presenta un ambiente más tranquilo y renovado; junio y septiembre son, probablemente, los mejores meses, ya que todos los negocios están abiertos y no hay mucho turismo. Julio y agosto son los meses en los que encontrarás más turistas, pero estoy segura de que podrás seguir disfrutando de la belleza de la isla. Si quieres visitar la isla en temporada baja, será aún más difícil llegar, pero experimentarás un ambiente completamente local y harás compañía a los 150 habitantes del lugar (¡búscame!).

alba ad anafi
© Nicoletta Barbata

La belleza de Anafi me cautivó desde el primer momento en que vi Kalamos por la ventana del ferri. Caminando por la isla se respira el aroma de la tierra y la libertad. Anafi es una isla donde uno llega pensando que sabe lo que se va a encontrar, pero que te sorprende completamente con su belleza salvaje y virgen.

VUELA A Santorini DESDE 24 €
Buscar vuelos
MÁS SITIOS PARA DESCUBRIR
Anafi, una isla por descubrir con sabor a libertad
Santorini
Anafi, una isla por descubrir con sabor a libertad
10 razones para irse de vacaciones a Tenerife
TENERIFE
10 razones para irse de vacaciones a Tenerife
Descubre Castellón en 5 días
Castellón
Descubre Castellón en 5 días

¿INSPIRAMOS TU PRÓXIMO VIAJE?